categorías

SUPERVIVENCIA DELTA

blog






Consideraciones entre la supervivencia real y la deportiva.

Por: Arturo Santiago Yepes – Director de la Escuela de Supervivencia Amazonas, Delegación oficial de la IASA – Asociación Internacional de Supervivencia y Aventura en Costa Rica. Coordinador general y supervisor de formación de la IASA.

Dada la proliferación que ha tenido la práctica de la supervivencia en los últimos años, quizá ayudada por los programas televisivos, se impone una reflexión sobre la práctica y, en el caso de las escuelas, sobre la enseñanza de dicha actividad.

Primero, se debe dejar claro a las personas que se acercan a la práctica de la supervivencia motivados por estos programas el hecho de que lo que se presenta en los mismo es una visión que no se corresponde con la realidad, pues no deja de ser un mero entretenimiento que ha sido grabado en entornos controlados y siguiendo un guión previo. Esto no significa que el profesional que lo protagoniza no conozca sobre supervivencia, si no que se ve obligado a seguir un guión destinado a entretener al público y que en ocasiones (muchas), busca más el impacto visual que la enseñanza real.

Una vez aclarado este aspecto, nos enfocamos en la enseñanza de la supervivencia. Para este fin las empresas o instructores deben conseguir un equilibrio entre la enseñanza de una practica que evidentemente se realiza en un entorno natural y ocasionalmente hostil, y la seguridad de los participantes. Esto se consigue buscando escenarios reales donde practicar las distintas habilidades, fuego, refugios, purificación de agua, pero al mismo tiempo haciendo esos escenarios reales lo más seguros posibles. Para este fin debemos tener planes de evacuación claros, teniendo cerca de los escenarios vehículos que puedan facilitar una rápida atención médica, usando medidas de seguridad elementales como guantes, lentes, botiquines, instructores con formación en primeros auxilios y en general consiguiendo que el alumno sienta que está en plena naturaleza pero que al mismo tiempo en las cercanías tengamos acceso rápido a zonas seguras, hospitales o clínicas, agua, etc.
Esto es debido a que nunca estamos libres de cambios climáticos drásticos que obliguen a cancelar la práctica o accidentes de los más variado. podemos tener un corte que estando cerca de una clínica se convierte en una anécdota pero que alejado a kilómetros de distancia puede convertirse en un serio accidente.
Estas consideraciones son muy importante estas pues en ocasiones cada vez mas numerosas se presentan situaciones de emergencia con personas que no prevén estas emergencias y se ponen en un peligro innecesario que no pocas veces obliga a los profesionales del rescate (bomberos, guardia civil, policía, ejercito) a realizar una operación de salvamento que primero resulta muy costosa para el país y segundo y mas importante pone a los profesionales involucrados en una situación de riesgo, situación para la cual están preparados pero que nunca está exenta de peligros para ellos.

Falta es cierto, el factor psicológico en estas prácticas en entornos controlados, pero una vez mas este factor se puede conseguir en situaciones seguras, provocando situaciones de stress que bajo diversas practicas ayudan a afrontar esta situación desde un punto de vista mas realista, siendo necesario no obstante una mayor planificación y por supuesto profesionales en estas áreas.
Todo lo  descrito pretende aclarar lo que seria la supervivencia deportiva, destinada a la practica de este deporte desde un perfil seguro.

La supervivencia real (acción de sobrevivir), se encontraría en situaciones de combate en el ejercito o bien en situaciones de accidentes imprevistos, recordemos el caso de Aron Ralston, el alpinista que tras caerle una roca en el brazo y la imposibilidad de solventar el accidente opto como ultima posibilidad por cortarse la mano con una navaja multiuso. Estas situaciones son precisamente las que queremos evitar en la práctica o enseñanza de la supervivencia, si bien es cierto que en caso de encontrarnos en las mismas tendremos mas posibilidades de salir airosos.
Contrariamente a lo que se cree los nativos de zonas remotas, selvas de América del sur, nativos de América del Norte, nativos de tribus africanas, no están en una situación de supervivencia pues es esa su forma de vida, si bien sus enseñanzas para las personas que no viven en ese medio suponen un conocimiento invaluable, y en no pocas ocasiones las escuelas de supervivencia basan en las mismas sus enseñanzas.

Recordemos por último que la asistencia a cursos o la practica de la supervivencia no nos convierte en expertos, tan solo aumenta nuestros conocimientos y nos permite actuar de forma mas segura ante alguna eventualidad, pero recuerda:

SIEMPRE ESTAREMOS EN INFERIORIDAD FRENTE A LA MULTITUD DE IMPREVISTOS POSIBLES.

La montaña rara vez da una segunda oportunidad, seamos humildes y asumamos nuestra inferioridad ante la naturaleza, respetemos su superioridad y actuemos en consecuencia.